Siempre he defendido que el primer y el segundo nivel de Reiki deberían tenerlos todo el mundo. Son herramientas muy útiles que puedes necesitar a lo largo de tu vida, además del impulso que te dan en tu camino de crecimiento.

Con respecto al tercer nivel considero necesario que la persona que desee hacerlo reflexione sobre el sentido de Reiki en su vida.

¿Practicas Reiki?
¿Aplicas los 5 principios en tu vida?

Son dos preguntas más que interesantes para hacerse a uno mismo, porque si no practico Reiki, ¿para qué quiero hacer el siguiente nivel?; si no intento aplicar los 5 principios que constituyen un modo de vida inspirado por el Maestro Usui, ¿para qué quiero hacer el siguiente nivel?

No son condiciones que impongo a los que quieran participar en el curso. Es una reflexión particular que cada uno debe hacer, buscando la respuesta en su interior.

Para mí el tercer nivel implica un compromiso personal con la práctica del Reiki, un compromiso con uno mismo. ¿Estás preparado para ese compromiso?

Los dos primeros niveles te dan herramientas para practicar el resto de tu vida, haciendo Reiki. En este tercer nivel aprendemos a hacer una “parrilla” hexagonal con cristales de cuarzo que se cargan mediante una meditación y están las 24 horas enviado Reiki; aprendemos a hacer cirugía psíquica para extraer energía de baja vibración anclada en el interior de una persona; aprendemos a meditar con los símbolos…

Reflexiona sobre estas palabras y si decides venir al tercer nivel serás más que bienvenido.

Aurelio Anselmo Santo Agud