La esencia de la plegaria creativa no es cuestión de palabras o pensamientos. En realidad, es cuestión de sensación. La plegaria manifestará lo que desees solo cuando seas capaz de sumergirte por completo en la sensación de que ya lo tienes, a sabiendas de que ya está hecho o se te ha concedido. Lo que mejor la describe es, quizá, una sensación de profunda gratitud.

La forma más pura de oración que podemos emplear es sentir paz; el tipo de paz que llega cuando nos entregamos totalmente a lo que hay tal como es, con el conocimiento y el consuelo de que el espíritu se ocupa de todo y de que todo funciona optimamente si no nos entremetemos.

La energía se abrirá a los cambios venideros solamente cuando nos entreguemos del todo a la situación que tengamos en cada momento. ¿En qué consistirán? ¡solo Dios lo sabe! No ores para la Paz; ora para sentir paz. Es la plegaria más creativa que puedes hacer.

La paz es el poder más fuerte de la Tierra, y es muy oportuna en nuestra época. Cuando podamos sentir paz en nuestros corazones conoceremos el amor y nuestro mundo lo reflejará.

Cada individuo puede elegir permanecer en el sentimiento de miedo, escasez, desconfianza, avaricia y culpabilidad o elegir soltar esos sentimientos y estar en paz. Es así de sencillo. Paz-amor es el único antídoto para la conciencia basada en el miedo en la que ahora vivimos y con la que colaboramos a diario.

Extracto del libro El Perdón Radical (Colin Tipping)