En este momento en que el miedo se ha hecho dueño de la sociedad, en el que la promesa de un futuro mejor pende de un hilo; aprovechando el retiro obligado en nuestros hogares… puedes hacer algo para que esto mejore, para que el planeta entero se sane y evolucione.

Ahora que dispones de tiempo, ya que las excusas habituales no tienen validez, dedica parte del tiempo diario a incrementar la vibración energética tuya y del planeta. ¿Cómo?

Si tienes el primer nivel de Reiki puedes hacerte Reiki a ti mismo y a los que estén cerca de ti. Puedes trazar el CHO KU REI para elevar el nivel vibracional de tu domicilio.

Si tienes hecho el segundo nivel puedes enviar Reiki al planeta. ¿Qué consigues? Elevar el nivel de vibración de millones de personas y con ello del planeta. Te recuerdo que cuando hacemos Reiki no ponemos intención: Reiki sabe dónde y cómo actuar.

Para todos: puedes dedicar tiempo a meditar que te servirá, a nivel personal, para calmarte, para conectarte con tu propio yo, y a nivel mundial para incrementar también el nivel energético de todos.

Puedes rezar, ¡pero sin miedo!, el miedo no cabe en la oración. Ora a aquél en quien creas para que la humanidad sea capaz de avanzar en este momento de crisis, que seamos capaz de solventar el problema y podamos dar un salto evolutivo donde todos podamos disfrutar de una vida mejor. El resultado de la oración, cuando se hace con fe, es la creación de una nueva realidad, sabes que se está cumpliendo tu petición incluso antes de transformar en palabras tu pensamiento.

Os animo a trabajar por el bienestar de todos. Buscad alegría, gozo… porque es la alegría la que eleva la vibración energética de las personas, abandonad el miedo y la tristeza porque sólo sirven para bajar tu nivel de vibración. Reír, sonreír… es la mejor medicina que tenemos en este momento y tenéis de sobra en vuestro interior